A lo largo de los últimos años, diversas instituciones financieras internacionales, como la OCDE, el Banco Mundial, el FMI  o la Comisión Europea, vienen desplegando un ambicioso conjunto de iniciativas orientadas al fomento de la educación financiera entre los ciudadanos.

Dicha educación se considera esencial para una familia que tiene que ajustarse a un presupuesto, adquirir una vivienda o un automóvil, cubrir los costes de la educación de sus hijos o asegurarse una renta para la jubilación de los padres.

Descargar información en PDF