Imprimir

Los bonos de renta fija tienen la consideración de cesión a terceros de capitales propios, por lo que tributan en el IRPF como rendimientos del capital mobiliario, y, por tanto, se trataría de un rendimiento negativo.

Por otro lado, y para la declaración de los rendimientos percibidos en el ejercicio 2014, debe tenerse presente si el rendimiento negativo se ha generado en más o menos de un año, ya que eso determinará cómo se pueden compensar dichas pérdidas. Un rendimiento positivo generado en más de un año solamente se podrá compensar con un rendimiento negativo generado en el mismo periodo de tiempo. Lo mismo ocurre para el caso de rendimientos generados en menos de un año. Este régimen de compensación según el periodo de generación de los rendimientos no será aplicable para la declaración de la renta del ejercicio 2015.